martes, agosto 30, 2005

De vagos y caraduras

Una vez leí en alguna parte que la actitud del vago ante la vida lejos de ser criticada debería ser ensalzada, pues se trata simple y llanamente de una imitación de la divinidad. Justificaba el autor dicha afirmación precisamente en el libro del Génesis. Dicho libro afirma que Dios creó el mundo en seis días y descansó el séptimo. En relación a esta última afirmación un cuidadoso examen y exségesis de todos los textos que conforman la Bliblia canónica nos conducen necesariamente a una única conclusión: Dios creó el mundo en seis días y descansó a partir del séptimo. El vago por tanto trata de imitar a Dios. Nada se pude reprochar a conducta tan elevada. Aunque la interpretación bíblica no deja lugar a dudas, este concepto de vago no queda necesariamente limitado a quienes profesan la religión cristiana, ahí tienen al bueno de Sidharta Gautama por ejemplo, sentado en la posición del loto durante años para poder alcanzar la iluminación. El buda sensu stricto no imita a Dios ya que en el Budismo no existe ningun Dios (¿religión atea o ateismo religioso?), pero la idea es más o menos la misma. Sea Dios o Nirvana la meta, el camino es asombrosamente parecido.
Pero no se engañen, vagos puristas se pueden contar con los dedos de una mano, la gran mayoría son usurpadores, o como familiarmente los conocemos, caraduras.
Tengo la sensación, aunque no es una afirmación científica, de que los hombres más que las mujeres, tenemos natural tendencia a la vaguería. Aunque vamos mejorando. Nuestros antepasados varones nos ganaban de largo. Un ejemplo de esto que les menciono es la práctica de la covada o encovamiento, afortunadamente (para las mujeres) ya desterrada de nuestras tradiciones. La covada consistía en que el padre ocupaba la cama de la parturienta partir del momento en que la mujer daba a luz y recibía el parabién de amigos y familiares. La mujer entretanto se dedicaba a los quehaceres de la casa. Ya Estrabón en el libro tercero de su Geografía menciona esta práctica al referirse a los cántabros:
"...es cosa común entre ellos, la valentía, no sólo en los hombres sino también en las mujeres. Estas cultivan la tierra; apenas han dado a luz, ceden el lecho a sus maridos y los cuidan. Con frecuencia paren en plena labor, y lavan al recién nacido inclinándose sobre la corriente de un arroyo, envolviéndolo luego"
Puede parecer una práctica primitiva que debamos considerar como mera anécdota antropológica, al fin y al cabo Estrabón escribió en el siglo I antes de Cristo. Pero no nos engañemos, semejante práctica en una sociedad dominada por varones tenía todas las posibilidades de perdurar en el tiempo.
Aranzadi menciona que hasta la segunda mitad del siglo XIX se practicaba en los valles del Pas (Santander) y Pozas (Burgos) hasta que un párroco enérgico la suprimió. Y León Granizo la menciona entre los maragatos leoneses donde "...consiste en acostarse el padre con el hijo recién nacido y en dejarse cuidar con mimo, como si el fuera ciertamente, quien salió del cuidado".
No quiero ni pensar en los tormentos físicos y psicológicos que padecería si yo le planteara tal práctica a mi mujer.
Este comportamiento no es o era ni mucho menos exclusivamente ibérico, cuentan también de las tribus que pueblan el río Putumayo en la cuenca del amazonas, que cuando las mujeres van a dar a luz " se bañan, lavan a la criatura y regresan a la vida normal del trabajo y del hogar. Mientras tanto el padre del recién nacido hace una dieta permaneciendo acostado en la hamaca durante varios días haciéndose el enfermo para que la mujer le cuide".
No sabría decirles cuándo fue abandonada tan saludable costumbre para el varón, ni tan siquiera sé si los indios del Putumayo siguen viviendo tan bien. Lo que si sé es que nuestras mujeres (y también las putumayas) se merecen vivir mejor.
Actualmente tenemos la muy moderna y progresista "Baja Paternal" o lo que es lo mismo la mujer trabajando y el hombre en casa con el bebé. ¿No sería mejor desterrar tan horrible nombrecito y sustituirlo por algo como "Acojerse a Encovamiento"?. Suena mucho mejor, aunque claro, para los enterados tiene poco de progresista y nada de moderno.
Y es que, como en el río de Heráclito, todo fluye.
Saludos.

sábado, agosto 27, 2005

De flemas y otras cuestiones

Hace unos días asistí estupefacto a la intervención del Ministro Bono acerca del trágico accidente del helicóptero en Afganistán. Decía la prensa al día siguiente que estuvo, riguroso, preciso y flemático. Sobre lo acertado o no de los dos primeros adjetivos no sabría pronunciarme. No sigo la política nacional con excesivo interés. Pero lo que si puedo asegurarles es que fue todo flema, a cada frase que empezaba parecía que iba a ser capaz de expulsarla, pero o bien su excesiva viscosidad o quizás un férreo anclaje en las profundidades del esófago hacían sus esfuerzos inútiles. Hubo un momento, durante su disertación sobre las "jrestas" de viento, el "enjrestamiento" y "desjrestamiento" que pareció haberse librado por fin de la incómoda flema, incluso bebió un sorbo de agua, pero el "en jomisión permante" de a continuación nos reveló a todos lo inutil de tanto carraspeo.
Bueno no a todos. Mi hijo de 5 años ya había manifestado desde el principio que ese señor no sabía hablar y que era mejor poner los dibujos de Doraemon. No se si llegó a esa conclusión tras sesuda meditación o realmente solo quería poner los dibujos y cualquier excusa le valía. Quizás no había considerado la hipótesis de la flema perniciosa, al fin y al cabo sólo tiene 5 años, o quizás simplemente tenía razón. Consideré esta última alternativa mientras veiamos el capítulo de Doraemon (la dictadura del púber es el azote de nuestro siglo) y me asombró la mala suerte que ha tenido este hombre si damos crédito al supuesto de que no pronuncia bien ciertos fonemas. Presidenete de la Jomunidad Autónoma de Jastilla la Mancha, que alberga ciudades históricas como Juenja, la de las jasas jolgantes y está plagada de jastillos, todos jon sus jolmenas y jalabozos. No quiero ni imaginar si, cuando era presidente autonómico, hubiera tenido que ir a Jarrajosa del Jampo, municipio de Juenja, a entregar en el jonsistorio los premios de Poesia Jastellana "jon diez jañones por banda" y divertirse luego en el jaraoke de la lojalidad jantanto ajello de "tus pechos jantaros de miel" jon el aljalde, el jura y demás notables lojales.
Quizas sea esta una peculiaridad de todos los castellano-manchegos, yo al fin al cabo soy un ignorante, sabrá más un ministro, que para eso lo ponen.
Pero aunque ignorante si hay una cosa de la que estoy completamente seguro y es que nosotros, incluido Pepe Bono, hablamos mejor el español que el que redacta los comunicados de ETA. Hace unso meses esta asociación de ratas de cloaca hizo saber que hasta nuevo aviso no consideraría "objetivo militar" (manda huevos) a los cargos electos políticos. Se dijeron entonces muchas cosas pero no recuerdo a nadie que dijera que, en español, cargo electo, significa una cosa muy concreta. Una persona que es elegida diputado, es diputado electo desde el momento en que es elegida hasta que toma posesión del cargo, pasando a ser entonces diputado a secas. ¿Acaso querían decir los terroristas que no matarían políticos sólo en el breve lapso de tiempo que transcurre entre la elección y la jura del cargo, pero luego si? Afortunadamente no, porque no tienen ni puta idea de español, ni de muchas otras cosas, entre ellas la del valor de una vida humana.
Y es que en este país, o en lo que va quedando, cada vez se habla peor.
Parece que ultimamente lo que llamamos España sólo existe cuando juega la selección o pilota Fernando Alonso, el resto del tiempo parece que es una especie de entelequia. Somos muchos y muy diferentes pero hay algo que nos une a todos y es "lo español", una especie de arquetipo ancestral ibérico. Quizás lo español sea dificil de definir y nunca nos pongamos de acuerdo al respecto. Pero el concepto de lo español, que nos pertenece a todos, sí se puede aprehender aunque no se pueda explicar con palabras. Lean el Celtiberia Show de Luis Carandell y podrán comprobarlo. A veces basta un simple chiste para captarlo:
En unos juegos olímpicos, en la prueba de remo, una parte del público se agrupa en un puente que cruza la ría por la que discurre la competición.
Cuando pasa la primera embarcación por debajo del puente el público grita : ¡Cabrones, hijos de puta! y los remeros acojonados aprietan el ritmo.
Pasa la segunda embarcación y de nuevo grita el público del puente: ¡Cabrones, hijos de puta!
y los remeros aprietan también.
Pasa una tercera embarcación y lo mismo: ¡cabrones, hijos de puta! a lo que contesta el patrón del barco: ¡tu puta madre!. Entonces dicen los del público: ¡Estos son!, ¡España!, ¡España!.
¿Hace falta más?
PD.
Adivinanza cruel:
Sirven porque no sirven porque si sirvieran no servirían.

sábado, agosto 20, 2005

Mi primera vez

Señores, acabo de dar el paso.
Pensaba que esto de crear un blog era más sencillo. Tras serme rechazados sistematicamente todos y cada uno de los alias y títulos, además de todas las direcciones que introducía, al final no sé ni qué contraseña he puesto, ni si seré capaz de volver a entrar a este blog.
Además no tenía ningún texto preparado para un estreno más o menos lucido, ha sido algo así como un "pronto", un súbito impulso cuyas consecuencias es menestrer afrontar.
He llamado a este blog "susedidos" en honor a los "Cuentos y susedidos vascos" que narran las andanzas de Peru Arloteagabeitia, más conocido como Arlote. Sobre este Peru Arlote, entrañable personaje, poco más puedo añadir a lo expuesto en este magnífico artículo, http://eduardoallende.blogspot.com/2005/03/arlote.html, publicado en el blog "Salidas de emergencia" de recomendable lectura.
Este Peru Arlote era un vizcaino de los de antes, como el del Quijote, un poco bruto pero profundamente noble, en resumen un vizcaino sin tilde en la "i", tal y como Unamuno asegura debe pronunciarse.
En cualquier caso no creo que pueda definirse el alma de un pueblo o de una región o país. Enumerar generalidades es el antónimo de definir, ni todos los vizcainos son brutos y nobles, ni todos los negros saben llevar el ritmo, ni todos los españoles sabemos torear y bailar sevillanas.
Cosa distinta es cuando un conjunto de personas, frecuentemente sin ponerse de acuerdo o establecer códigos o normas, deciden actuar y vivir conforme a los mismos principios. A estos se le puede definir con precisión. Un ejemplo perfecto son los cursis. Persona que presume de fina y elegante sin serlo, no hacen falta generalidades. Los hay de todos los colores y credos, no respetan frontera alguna y a veces incluso se asocian formando grupos numerosos. Por supuesto los cursis han existido siempre, al menos entre los Homo Sapiens. Aunque a juzgar por los objetos encontrados junto a los restos fosiles de los Neanderthales, uno se inclinaría a poner bajo sospecha también a estos últimos (al menos al propietario de algunos de los huesos desenterrados). En culaquier caso es una pregunta a la que la Paleontología moderna tendrá que responder algún día. Aunque cualquiera se fía de esta ciencia. No hacen más que hablarnos de antepasados extintos, sobre cuyos nombres nunca se ponen de acuerdo, de la linea evolutiva que conduce al hombre moderno. Y digo yo ¿cómo saben que se extinguieron? Conozco yo a más de uno, vivito y coleando, que si esparcieras sus huesos por Atapuerca, salía publicado en el Journal of Paleontology.
Pero sigamos con los cursis. Existe una variedad sofisticada de cursi, que no reniega de su condición de cursi, sino que incluso hace profesión de ella, a la que llaman "metrosexual". Horrible palabreja por cierto. Todos saben lo que se entiende hoy día por metrosexual y no me extenderé en su descripción. Tachando de cursi al metrosexual no quiero decir que el varón no deba someterse al saludable hábito de la higiene personal, es más, es harto recomendable, pero los extremos son siempre perversos, y el metrosexual es un extremista. Además también han existido siempre, aunque no se les llamara así. Ya en el siglo XVII Agustin Moreto ridiculizaba la figura del metrosexual en su obra "El lindo Don Diego" de la que transcribo los siguientes versos:
(Salen dos criados con dos espejos y aparecen don Diego y Don Mendo)
D. Diego:
Poneos los dos enfrente
porque me mire mejor
D. Mendo:
Don Diego, tanto primor
es ya estilo impertinente.
Si todo el día se asea
vuestra prolija porfía,
¿cómo os puede quedar día
para que la gente os vea?
D. Diego:
Don Mendo, vos sois extraño,
yo rindo, con salir bien,
en una hora que ven,
más que vos en toso el año.
Vos, que no tan bien formado
os veis como yo me veo,
no os tardéis en vuestro aseo,
porque es tiempo mal gastado.
Mas si veis la perfección
que Dios me dio sin tramoya
¿queréis que trate esta joya
con menos estimación?
¿Veis este cuidado vos?
Pues es virtud más que aseo
porque siempre que me veo
me admiro y alabo a Dios.
Al mirarme todo entero,
tan bien labrado y pulido,
mil veces he presumido,
que era mi padre tornero.
La dama bizarra y bella
que rinde el que más regala,
la arrastro yo con mi gala;
pues dejadme cuidar della.
Y vos, que vais a otros fines
vestíos de priesa; yo no,
que no me he de vestir yo
como frailes a maitines.
También se dice de los metrosexuales que son sensibles y comprensivos, y es buena cosa y nada criticable. Claro que buenas personas aunque cursis, gracias a Dios, también las ha habido siempre. Como también hay cursis que son mala gente, de lo que se sigue que la nobleza de espíritu no es atributo común a todos los cursis, como tampoco lo es a todos los vizcainos.
¿Alguién entiende algo?
Saludos (si es que alguien anda por ahí)

This page is powered by Blogger. Isn't yours?